Documentación

Lo primero que tienes que hacer al encontrarte en un nuevo país, en este caso España, es regularizar tu situación y obtener el permiso de estancia o residencia legal. Por ello, es prioritario que acudas a las ONGs que trabajan en este ámbito, entre otras. Puedes encontrar la ubicación de estos centros en el mapa de la página principal de la web.
 
 
  1. Estando en el territorio nacional, tanto, si no eres comunitario ni apátrida, y deseas acceder a la protección internacional en España, debes presentar tu solicitud ante cualquiera de las siguientes dependencias:
  • Oficina de Asilo y Refugio.
  • Puestos fronterizos de entrada al territorio español.
  • Oficinas de Extranjeros.
  • Comisarías de Policía autorizadas.
  • Puede acudir a ACNUR o a otras ONGs para asesoramiento
  1. Exponer tu situación personal y tus necesidades más importantes.
  2. Una vez admitida tu solicitud a trámite, serás documentado con un volante provisional de identidad, donde se especificará tu condición de solicitante de protección internacional y el NIE. Desde ese momento, puedes beneficiarte de las prestaciones del Sistema de Acogida.
  3. Finalmente, una vez resuelta tu solicitud, si es favorable, obtendrás una Tarjeta de Residencia y Trabajo, que indica tu condición como beneficiario de Protección Internacional en España. Si es denegatoria, puedes optar a solicitar alguno de los permisos previstos en el régimen general de extranjería, en caso de cumplir los requisitos establecidos.

 

 
 

La Ley reguladora del Derecho de Asilo y  la Protección Subsidiaria, configura el asilo, reconocido en el artículo 13.4 de la Constitución Española, como la protección dispensada por España a los nacionales no comunitarios o a los apátridas a quienes se reconozca la condición de Refugiado de acuerdo con esta Ley, con la Convención de Ginebra de 1951 y el Protocolo de Nueva York de 1967.

 

  • Por una parte, la condición de refugiado se reconoce a toda persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual, se encuentra fuera del país de su nacionalidad y no puede o, a causa de dichos temores, no quiere acogerse a la protección de tal país.

 

  • El derecho a la protección subsidiaria es el dispensado a las personas de otros países y a los apátridas que, sin reunir los requisitos para obtener el asilo o ser reconocidas como refugiadas, pero respecto de las cuales se den motivos fundados para creer que si regresasen a su país se enfrentarían a un riesgo real de sufrir alguno de los daños graves previstos, y que no pueden o, a causa de dicho riesgo, no quieren, acogerse a la protección del país de que se trate.

 

  • El amparo concedido con la protección internacional (término que engloba tanto el derecho de asilo como la protección subsidiaria) consiste en la no devolución ni expulsión de las personas a quienes se les haya reconocido, mientras subsistan las circunstancias en virtud de las cuales se les concede el derecho de asilo o de protección subsidiaria.

 

 
 

El empadronamiento es un acto administrativo obligatorio, donde se registran todos los habitantes que viven o residen en España. Para empadronarse es necesario establecer un domicilio, el cual no es necesario que sea de tu propiedad, puede ser en alquiler o bien la casa de un familiar o un conocido.

Es un trámite muy sencillo y necesario. Supone un paso previo antes de hacer otras gestiones necesarias para vivir en España, tales como: matricular a tus hijos en el colegio, inscribirse en el servicio público de empleo, solicitar ayudas y subvenciones, solicitar tarjeta sanitaria, etc. Las personas que no sean de la UE deben renovar su inscripción en el padrón cada dos años, puesto que caduca.

 

¿Dónde solicitarlo?

 

El padrón es un registro local, por lo que debes ir al ayuntamiento e inscribirte a través de la oficina que corresponda a tu distrito.

 

¿Qué requisitos exigen?

 

  • El formulario de Alta Individual o Colectivo (lo puedes rellenar en la oficina).
  • Fotocopia y original del pasaporte.
  • Fotocopia y original del contrato de alquiler o la autorización firmada por el dueño de la vivienda donde vas a empadronarte.
  • En caso de hijos, presentar fotocopia y original de los pasaportes y libro de familia.